La Nutrición Funcional considera la interacción entre todos los sistemas del cuerpo y actúa corrigiendo los desequilibrios del organismo de cada individuo, que ocurren principalmente debido a la inadecuada calidad de nuestra alimentación y de las alteraciones emocionales por las cuales pasamos. En la práctica abarca tanto la prevención como el tratamiento de enfermedades, destacándose los aspectos bioquímicamente únicos de cada individuo, interviniendo para restaurar el equilibrio fisiológico de cada persona, llevando al bienestar físico y mental.

A través de la Nutrición Funcional, es posible identificar síntomas y características de cada paciente y relacionarlos a situaciones de carencia o exceso de determinados nutrientes. A partir de esto, es posible hacer una planificación alimentaria individualizada y dirigida, así como la prescripción de suplementos cuando sea necesario.

La Nutrición Clínica Funcional posee cinco principios básicos:

1) Individualidad bioquímica: Mientras un individuo es alérgico a camarones,  otro no lo es. Mientras para uno el café puede generar insomnio, para otro no. Cada individuo es único y debe ser tratado como tal.

2) Tratamiento centralizado en el paciente: El tratamiento es direccionado al paciente y no a la enfermedad, y el individuo es abordado como un todo, como un conjunto de sistemas que se interrelacionan y que sufren influencias de factores ambientales, emocionales, alimentarios, histórico de patologías y uso de medicamentos, hábitos de vida y actividad física.

3) Equilibrio nutricional y biodisponibilidad de nutrientes: Es esencial el suministro de nutrientes en cantidad y proporción adecuadas, para que haya optimización de su absorción y aprovechamiento por las células.

4) Interrelaciones en red de factores fisiológicos: La red de la Nutrición Funcional considera la interrelación mutua de todos los procesos bioquímicos internos, de forma que uno influye en el otro, lo que genera trastornos que alcanzan a los diversos sistemas. La red permite la comprensión de los desequilibrios que están en las bases funcionales del desarrollo de las condiciones clínicas, tratando la causa en lugar de tratar apenas los síntomas.

5) Salud como vitalidad positiva: No es normal sentirse hinchado, ser estreñido, tener acidez estomacal, acné o uñas quebradizas. La salud no es solamente la ausencia de enfermedades, y sí el bien estar global, tanto físico como mental.

 

SEPA EN CUALES TRASTORNOS LA NUTRICIÓN FUNCIONAL PUEDE ACTUAR

(Haga clic en los círculos para ver)

 
  • NEUROLÓGICA
  • Migraña
  • Déficit de memoria
 
  • GASTROINTESTINAL
  • Estreñimiento crónico
  • Diarrea crónica
  • Síndrome de intestino irritable
  • Enfermedad de Crohn
  • Enfermedad Celíaca
  • Gas, hinchazón, mala digestión
  • Reflujo, acidez estomacal , gastritis
  • Colitis, diverticulitis
 
  • COMPORTAMIENTO
  • Insomnio, despertares nocturnos , somnolencia
  • Compulsion alimentaire
  • Adicción por carbohidratos
 
  • GINECOLÓGICO
  • Candidiasis de repetición
  • Cistitis de repetición
  • Monitoreo por pre y post embarazo
  • Alivio de los síntomas del síndrome premenstrual y la menopausia
  • Síndrome de ovario poliquístico
  • Osteoporosis y osteopenia
 
  • ESTÉTICO
  • Acné
  • Alergias de la piel
  • Retención de agua , venas varicosas y ojeras
  • Celulitis
  • Laxitud de la piel
  • Debilitamiento del cabello y las uñas
  • Sequedad de la piel
 
  • METABÓLICO
  • Disfunciones tiroideas
  • Exceso de peso, obesidad
  • Hipertensión
  • Aumento del colesterol, triglicéridos
  • Diabetes y resistencia a insulina
  • Bajo rendimiento físico
 
  • ALERGIAS
  • Rinitis, sinusitis , asma, bronquitis
  • Alergias a los alimentos
  • Baja inmunidad
FaLang translation system by Faboba